Chema Martí

Madrid

Mi relación con el arte ha sido un vaivén desde que empezara a pintarrajear los libros y cuadernos del colegio. Todo lo tenía que transformar, desmontar, manipular…

Esta inquietud se ha mantenido hasta ahora, con mayor o menor intensidad.

Mi formación  más importante, (la que más influencia ha ejercido a lo largo del tiempo), fueron  los tres años que pasé en el estudio del pintor Angel Orcajo, el cual, pasados los años, fue fundamental para hacer crecer mis inquietudes artísticas. Siempre será una de mis referencias.

Otras dos personas fueron un referente muy importante en aquella época para mí,  Miguel de Morales y Miguel Berrocal. Una estancia veraniega con ellos en Negrar (Verona), acabaron por contagiarme esta necesidad creativa que hasta hoy se mantiene latente, y que en la actualidad está en plena explosión de ideas.

Durante muchos años, mi conexión con el arte fue puramente lúdico. Dibujos y bocetos de cualquier cosa, pequeñas transformaciones de objetos que encontraba, creación de logotipos, diseño gráfico, graffiti, lettering …

… Todo me parecía interesante para experimentar cualquier técnica que se me pusiera a tiro.

Aunque sin duda, mi mejor formación es mi pasión por el arte. 

Son muchos los artistas a los que admiro y cuya influencia termino incluyendo en mi coctelera, y es que en mis proyectos siempre hay un poquito de todos ellos, es mi pequeño homenaje.

Espero que os inspire las más diversas emociones…

… pues al final, de eso se trata.